Historia de la filosofía política-SUA

Este espacio ha sido elaborado para servir de apoyo al curso de Filosofía Política impartido por la Dra. María Teresa Muñoz Sánchez. Aquí se pueden encontrar tanto los temarios de los cursos, los textos que se trabajan y los materiales complementarios que servirán de apoyo para una mayor comprensión de las lecturas.

Introducción

¿QUÉ ENTENDEMOS POR FILOSOFÍA POLÍTICA?

Podemos establecer, antes de iniciar, una distinción entre filosofía y pensamiento político. El pensamiento político se desarrolla paralelamente a la vida política. La filosofía política surge en el contexto de la vida política de Grecia. Se considera tradicionalmente a Sócrates (469-399, a.C.) el iniciador de esta disciplina. Es usual establecer una distinción clara entre lo que se conoce como filosofía política clásica que desde Sócrates, Platón y Aristóteles alcanza hasta el siglo XVI y XVII, pasando por los pensadores de la Edad Media, de los que escogimos para estudiar a Santo Tomás y San Agustín. A partir de los siglos antes señalados se inicia lo que conocemos como filosofía política moderna.

De manera que vamos a rastrear una serie de problemas que se han venido trabajando a lo largo de este periodo:

1.Desde el inicio de la filosofía política se planteó el problema de si lo político, la cosa política, era natural o fruto de la convención, del acuerdo. ¿Qué implicaciones tiene este problema? La cuestión es determinar por qué obedecemos la ley. ¿Es la ley natural o fruto de convenciones? ¿Qué es la justicia?

2.El hombre vive en sociedad, por tanto, para conocer la naturaleza del hombre será preciso que comprendamos la naturaleza de la sociedad humana. A lo largo del curso tendremos la posibilidad de distinguir entre la polis, sociedad humana que los filósofos clásicos consideraron más perfecta, se le conoce como ciudad-Estado y el Estado. Los clásicos carecían del concepto de Estado. Veremos como hoy se distingue entre el Estado y la sociedad, Platón, Sócrates y Aristóteles no establecían esta distinción, en aquel momento histórico no se requería.

Podemos definir la filosofía política como el pensamiento sistemático y crítico acerca de los propósitos y formas de gobierno.

Cualquier teoría de las formas de gobierno presenta dos aspectos: uno descriptivo y otro prescriptivo o normativo. En su función descriptiva el estudio de las formas de gobierno se resuelve en una tipología o en una clasificación de los diversos tipos de constitución política que de hecho, es decir, en la experiencia histórica se presentan al observador. Son clasificaciones que derivan de los datos recabados de la observación histórica. Ahora bien, también nos encontramos con la función prescriptiva o normativa, que trata de determinar cuál de las formas de gobierno es buena. En otras palabras no se trata de describir sino de asumir una posición y dar un juicio de valor.

Aún podemos hacer otra distinción: debemos distinguir entre ciencia política, descripción de las actividades e instituciones que guían la vida pública, por tanto, aseveraciones empíricas y filosofía política propuesta acerca de los fines ideales que debe perseguir la actividad política para que sirva a tales fines, tiende a hacer, por ello, afirmaciones evaluadoras.

Este curso tiene una orientación histórica porque pensamos que las preguntas que guiaron la reflexión de los filósofos del pasado siguen aún vigentes en nuestra propia sociedad. No tanto porque las sociedades sean las mismas sino debido a que alguno de los problemas que se les plantaban aún permanecen.

Programa

 

El(a) alumno/a:

- Analizará los conceptos fundamentales de la filosofía política.

- Analizará críticamente los principales problemas y temáticas de la filosofía política.

- Confrontará, en un recorrido de carácter histórico, las diferentes posiciones filosóficas acerca de lo público.

- Delimitará los diferentes problemas que enmarca la política como disciplina: República, Estado, comunidad, individuo, democracia.

- Reflexionará sobre la relevancia de los diferentes enfoques políticos para la comprensión de nuestra realidad.

- Reflexionará sobre el origen y fundamento del Estado.

- Confrontará las ideologías liberal y comunitaria clásicas.

 

INTRODUCCIÓN

La mayor parte de los ideales políticos modernos comenzaron con la reflexión de los pensadores griegos sobre las instituciones de la ciudad-Estado. Por tanto, para comprender sus teorías es necesario tener una idea aunque  sea general de sus instituciones y de lo que para los griegos comportaba el ser ciudadano. La ciudadanía significa, para un griego, la participación en la vida pública sea en el grado que fuese. Esta participación se organizaba en instituciones, veamos cuales y cómo son. Analizaremos en esta unidad las propuestas normativas de Platón y Aristóteles.

1.1 El hombre como ciudadano

1.2. La exaltación de la vida contemplativa: el filósofo rey

1.3. Las formas de gobierno políticas y éticas

1.4. La justicia y la polis

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

El (a) alumno/a:

- Establecerá las características de la polis griega como paradigma de espacio público.

- Delimitará su campo, sus elementos y sus pretensiones.

- Comprenderá, a través de la lectura directa, el planteamiento político de Aristóteles y Platón.

Consultar textos: 

Platón, La República, en Diálogos IV, Madrid, Gredos, 1992, Libro VII, pp. 338-377

Aristóteles, La política, Madrid, Alianza Editorial, 1993; los capítulos del 1- III del libro I; del libro III, capítulos I –IV; del libro IV capítulos del I-IV.

Hará la lectura de La Condición Humana. Editorial Paidós, Buenos Aires, 2009, Capítulos: I y II.

Norberto Bobbio, La teoría de las formas de gobierno en la historia del pensamiento político, México, FCE, 1997, Capítulos: I. Platón, II. Aristóteles, pp. 21-43

Recursos complementarios:

Sabine, H. G., Historia de La Teoría Política, 3ed., México, FCE, 1994, pp. 54-75.

Lord Carnes, “Aristóteles” en Leo Strauss y Josep Cropsey (comps.) Historia de la Filosofía Política, 1ª. Ed., 1ª. Reimp. México, FCE, 1996, p. 123- 157

INTRODUCCIÓN

La religión cristiana no entrará en contacto con la filosofía hasta el siglo I después de Xto. Es una religión en la que algunos cristianos utilizaron términos filosóficos griegos y que recuperan con un sentido plenamente religioso. En el Antiguo Testamento la fe se cifra en Abraham y es fe en el cumplimiento de la promesa. En el Nuevo Testamento se cifra en Xto, es decir, creer lo que dice ser, adhesión plena a sus enseñanzas, de ahí su visión de pedagogo, de maestro, el que enseña. Es el modelo de vida, el sabio dentro del mundo griego. Ello constituye la auténtica verdad para el cristiano, la sabiduría. También el término sabiduría ha sido transformado: para el griego el ser sabio alude al orden del conocimiento humano tanto en el aspecto técnico como en el práctico, la búsqueda de la verdad, es un concepto secularizado de saber, un concepto racionalizado; para el judío en cambio, pese a distinguir entre el saber humano de la sabiduría de Yhavé, tiene su sabiduría bíblica que pone como horizonte a Dios y es en el temor de Dios donde se expresa esta sabiduría. La conformación de la mente, la voluntad y la vida a la ley de Dios, en ella consiste el temor de Dios. El concepto de sabiduría en el cristianismo trata de establecer una vinculación entre ambas visiones de la sabiduría. Es, pues, la expresión de la sabiduría de Dios. En el Antiguo Testamento se expresaba también el poder de Dios mientras que en los Evangelios se centra en la figura de Xto, ya no es la manifestación del temor sino del amor y la entrega. En la Patrística, - conjunto de hombres que inician a la humanidad en la verdad de Xto- nos encontramos con los primeros intentos de sistematización del pensamiento cristiano. Padre de la Iglesia es igual a maestro del cristianismo que mantiene la tradición de la Iglesia. Algunos de los temas expuestos por los padres de la Iglesia se mantienen siglos después en el pensamiento de San Agustín y Santo Tomás, que abordaremos seguidamente.

2.1. La Ciudad de Dios y la Ciudad de los hombres

El hombre como “Imago Dei

2.2. La naturaleza de la sociedad civil: la virtud cristiana vrs virtud pagana

La monarquía

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

El(a) alumno/a:

- Analizará el concepto de teología política.

- Establecerá la importancia de la fundamentación teológica de la autoridad.

- Confrontará la relectura tomista de la concepción aristotélica de la política.

Consultar textos: 

Agustín de Hipona, La ciudad de Dios, Madrid, BAC, 1958, Libro XI, cap, 1, libro XIV, cap. 28, libro XIX cap. 5 al 17.

Tomás de Aquino, La monarquía, Madrid, Tecnos, 1989, pp. 61-91.

Recursos complementarios:

Fortín L., Ernest, “San Agustín” en Leo Straus y Josep Cropsey (comps), Historia de la Filosofía Política Política, FCE, México, 1996, pp. 177-204.

Fortín L., Ernest, “Santo Tomás” en Leo Straus y Josep Cropsey (comps), Historia de la Filosofía Política, FCE, México, 1996, 243-267.

INTRODUCCIÓN

Sería con la modernidad y con el surgimiento de una nueva forma de organización social ajena a los feudos del medievo cuando se hizo necesario encontrar un término nuevo para una realidad desconocida hasta ese momento. Así, podemos hablar con propiedad de Estado para referirnos a las formaciones políticas que nacen de la crisis de la sociedad medieval. La máxima organización de un grupo de individuos sobre un territorio en virtud de un poder de mando había sido designada como civitas y como res pública, entendiendo por esta última el conjunto de las instituciones de Roma. De manera que hasta el siglo XVI se hablaba de república para referirse a todas las formas del Estado. Se utilizó este término tanto de manera genérica como específica. Este llamado Estado moderno fue caracterizado por Max Weber mediante dos elementos constitutivos: a) la presencia de un aparato administrativo que tiene la función de ocuparse de la prestación de servicios públicos, b) el monopolio legítimo de la fuerza. Respecto al origen del Estado hay dos interpretaciones: El Estado, entendido como ordenamiento jurídico de una comunidad, nace de la disolución de la comunidad primitiva basada en vínculos de parentesco y de la formación de comunidades más amplias derivadas de la unión de muchos grupos familiares por razones de sobrevivencia interna y externa. (Vico) Una variante de esta propuesta de interpretación del surgimiento del Estado es la de Ch. Morgan y Engels: Con el nacimiento de la propiedad privada nace la división del trabajo, con la división del trabajo la sociedad se divide en clases, en la clase de los propietarios y en la clase de los desposeídos, con la división de clases nace el poder político, el Estado, cuya función esencialmente es la de mantener el dominio de una clase sobre otra incluso recurriendo a la fuerza. Desde Aristóteles hasta Hegel se consideraba al Estado como la organización política por excelencia, de manera que la relación entre la sociedad política, que es la sociedad perfecta, y las sociedades particulares es una relación entre el todo y sus partes. Con la emancipación de la sociedad civil burguesa, o de la sociedad industrial, frente al Estado, la relación entre instituciones políticas y sociedad se invierte. El surgimiento de los Estados-nacionales es clave para entender el desarrollo posterior del liberalismo y enmarcar éste dentro del desarrollo mercantilista que veía la necesidad de romper con la estructura tradicional de los señores feudales y el predominio de la Iglesia. Era necesario generar Estados independientes del poder eclesiástico que concentrasen el poder en el monarca. Así se elaboraron doctrinas políticas y filosóficas que defendieron y justificaron la autoridad estatal frente a la aristocracia terrateniente y al poder eclesiástico. Se desarrolló entonces el absolutismo monárquico. Surgen figuras de la talla de Maquiavelo y Hobbes, a quienes trabajaremos en esta unidad, que exaltan cínicamente el poder estatal.

 

3.1. El problema de la autoridad y la importancia de la virtú

3.2. De la naturaleza humana: la competencia, la desconfianza y la gloria

3.3. De la necesidad del contrato al Estado absoluto

3.4. El espíritu de las leyes y la separación de poderes

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

-El(a) alumno/a:

- Explicará y analizará críticamente la noción de Estado nación.

- Analizará, explicará y criticará la importancia de la autoridad, la virtud cívica, así como del poder político.

- Comprenderá los orígenes, el fundamento y los límites del poder político.

- Delimitará el sentido de la legitimidad frente al concepto de legalidad.

- Determinará la importancia de la separación de poderes

 

Consultar textos: 

Maquiavelo, El príncipe, Barcelona, Orbis, 1982. Capítulo IX.

Hobbes, El Leviatan, México, FCE, 1989. caps., XIII, XVII y XVIII.

Norberto Bobbio, La teoría de las formas de gobierno en la historia del pensamiento político, México, FCE, 1997, Capítulo X. Montesquieu, pp.122-137

Norberto Bobbio, Thomas HobbesF.C.E., México, 1995. Cap. I. El modelo iusnaturalista, pp. I. el modelo iusnaturalista., pp. 15-33

 

Recursos complementarios:

Montesquieu, El espíritu de las leyesMadrid, Istmo, 2002. Libro I y Libro XII

Sabine, H. G., Historia de La Teoría Política, 3ed., México, FCE, 1994, pp.352-369.

Exposiciones en clase:

Pérez Guadarrama Vianely Arianna, Discursos sobre la primera década de Tito Livio

INTRODUCCIÓN

Pronto se da la necesidad de conjugar la urgencia de un Estado nacional fuerte con la necesidad de salvaguardar los derechos individuales. La teoría del Estado liberal buscaría en adelante la manera de hallar el compromiso entre la voluntad ilimitada de la autoridad y la naturaleza inviolable del individuo. El XVIII es el siglo del surgimiento del liberalismo y entonces se concebía como un cuerpo de doctrinas y un conjunto de principios subyacentes al funcionamiento de varias instituciones. El liberalismo es un movimiento ideológico que legítimo una forma de gobierno defendida por la naciente burguesía. Tras la caída del mundo medieval con sus valores y estructuración social, aparece una ideología cuyo fundamento es el individuo. El individuo tiene la supremacía tanto en el ámbito de la naturaleza como en el ámbito de la sociedad. Se busca el respeto absoluto al libre desarrollo del hombre en tanto que individuo. El liberalismo es una peculiar concepción del mundo, del hombre y de la sociedad. El contractualismo es la doctrina política que define el Estado contractual como asociación originaria basada en el consentimiento de cada individuo. Así, el pacto original era el fundamento de la vida social. Nacerá al hilo de estos desarrollos una nueva ética, la religión ha pasado a un segundo plano en cuanto a guía moral, la conducta se guiara ahora por el individualismo utilitarista. La moral liberal era la ética del bienestar material fundada en el trabajo, la ética del provecho inmediato. Se trata, entonces de la ética del individualismo, pues el bienestar terrenal, el enriquecimiento y las satisfacciones materiales no tienen sentido sino en el terreno de lo individual. El liberalismo como ideología de la sociedad capitalista que defendió: el individualismo, la libertad entendida como derecho a la propiedad. Frente al socialismo que supone la cancelación de lo particular y da prioridad a la sociedad.

A. Liberalismo, individualismo posesivo

4.1. El carácter sagrado de la propiedad individual.

4.2. El individuo frente a la comunidad

4.3. El iusnaturalismo, los derechos naturales del individuo.

4.4. La libertad y la autonomía

B. El redescubrimiento de la comunidad

4.5. La voluntad general

4.6. El origen de la desigualdad entre los hombres.

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

El alumno:

- Conocerá el modelo contractualista de legitimación del Estado

- Delimitará las diferentes concepciones en torno a los tipos de libertad.

- Analizar y criticar las diferentes posturas y teorías que han surgido en torno a este problema.

- Relacionará las definiciones clásicas de libertad con el ethos liberal.

- Confrontará los conceptos de comunidad e individuo como dos ejes diversos de legitimación de la vida social.

Consultar textos: 

Locke, J., Tratados sobre el gobierno civil, Alianza Editorial, Madrid, 1986. Segundo tratado.

Kant, E., “Idea de una historia universal en sentido cosmopolita”, en Filosofía de la Historia, México, FCE, 1994, pp. 39-65.

Rousseau, J.J., El contrato social, Madrid, Alianza, 1994 del libro I al IV, pp. 9-31.

Recursos complementarios:

Bloom, Allan, “Jean Jacques Rousseau” en Leo Strauss y Joseph Cropsey (Comps), Historia de la Filosofía Política,  pp. 429-548.

B.Macpherson, La teoría política del individualismo posesivo. De Hobbes a Locke, Madrid, Trotta, 2005 [1962] cap. V y VI, pp. 193-270

Goldwin, Robert A. “John Locke” en Leo Strauss y Joseph Cropsey (comps) Historia de la Filosofía Política, FCE, México, 1996, pp 451-485.

Hassner, Pierre, “Immanuel Kant” en Leo Strauss,Historia de la Filosofía Política, pp. 549-584.

José Fernández SantillánLocke y Kant. Ensayos de filosofía política, México, FCE, 1996

Primera Unidad

  • Platón, República, en Diálogos IV, Madrid, Gredos, 1992, Libro VII-IX, pp. 338-377
  • Aristóteles, La Política, Madrid, Alianza Editorial, 1993; los capítulos del 1- III del libro I; del libro III, capítulos I –IV; del libro IV capítulos del I-IV.
  • Norberto Bobbio, La teoría de las formas de gobierno en la historia del pensamiento político, México, FCE, 1997, Capítulos: I. Platón, II. Aristóteles, pp. 21-43
  • Hannah Arendt, La Condición humana, Barcelona, Paidós, 1998, cap. 1 y 2.

Segunda Unidad

  • Agustín de Hipona, La Ciudad de Dios, Madrid, BAC, 1958, Libro XI, cap, 1, libro XIV, cap. 28, libro XIX cap. 5 al 17.
  • Saturnino Álvarez T., El pensamiento de San Agustín para el hombre de hoy. Tomo 1, La filosofía agustiniana, Valencia, Udicep, 1998
  • Tomás de Aquino, La monarquía, Madrid, Tecnos, 1989, Libro 1.
  • Hannah Arendt, La Condición humana, Barcelona, Paidós, 1998, cap. 1 y 2.

Tercera Unidad

Maquiavelo, El Príncipe, Barcelona, Orbis, 1982.

-     Quentin Skinner, Los fundamentos del pensamiento político moderno. I. El Renacimiento, México, FCE, 1985, pp 137-163

-    Mauricio Viroli, La elección del príncipe. Los consejos de Maquiavelo al ciudadano elector, Barcelona, Paidós, 2014

-   Norberto Bobbio, Thomas Hobbes, F.C.E., México, 1995. Cap. I. El modelo iusnaturalista, pp. 15-33.

Hobbes, El Leviatan, México, FCE, 1989. caps., XIII, XVII y XVIII.

-    Montesquieu, El espíritu de las leyes, Madrid, Istmo, 2002. Libro I y Libro XII

Norberto Bobbio, La teoría de las formas de gobierno en la historia del pensamiento político, México, FCE, 1997, Capítulo X. Montesquieu, pp.122-137

Cuarta Unidad

  • Locke, J., Tratados sobre el gobierno civil, Alianza Editorial, Madrid, 1986. Segundo tratado.
  • B. Macpherson, La teoría política del individualismo posesivo. De Hobbes a Locke, Madrid, Trotta, 2005 [1962] cap. V y VI, pp. 193-270
  • Hannah Arendt, La Condición humana, Barcelona, Paidós, 1998, cap. 3

-  Kant, E., “Idea de una historia universal en sentido cosmopolita”, en Filosofía de la      Historia, México, FCE, 1994, pp. 39-65.

-    Kant, E., ¿Qué es la ilustración?, Madrid, Técnos, 1986.

-    Rousseau, J.J., El contrato social, Madrid, Alianza, 1994 del libro I al IV, pp. 9-31.

- José Fernández Santillán, Hobbes y Rousseau. Entre la autocracia y la democracia. México, FCE, 1996.

 

- ARISTOTÉLES, Ética Nicomáquea. Política, [intr. Antonio Gómez Robledo], Porrúa, México, 2001, (Col. Sepán Cuántos… No. 70).

- BOBBIO, Norberto, Iusnaturalismo, F.C.E., México, 2001.

- BOBBIO Y BOVERO. Origen y fundamentos del poder político,  Grijalbo. 1984.

- BOBBIO, N.Liberalismo y democracia, F.C.E. 1992.

El futuro de la democracia, F.C.E. 1984.

- BENTHAM, J.Principles of morales and legislation, Oxford.

- CONSTANT, B.Principios de política, Americalée,Argentina, 1943.

-- DAHL, R.Democracy and its critics.Oxford.

- FRIEDMAN, G. La filosofía política de la escuela de Fráncfort, F.C.E., México, 1985

HABERMA-S, J. Escritos sobre moralidad y eticidad,Paidós, México,1991.

Conciencia moral y acción comunicativa,Península, Barcelona, 1991.

                    Moralidad, ética y política. [María Herrera. coord.], Alianza, Madrid, 1993.

  • HOBBES, Thomas, Tratado sobre el ciudadano,[intr. De Joaquín Rodríguez Feo], Trotta, Madrid, 1999, (Col. Clásicos de la cultura, no. 9).
  • ------, Tratado sobre el cuerpo, [intr. De Joaquín Rodríguez Feo], Trotta, Madrid, 2000,

-  JEFFERSON, TH. Democracy, Appleton-Century Company. N.Y. 1939.

-  KANT, E. Teoría y práctica, Técnos, Madrid, 1986.

-  LASKI, H. H.El liberalismo europeo,F.C.E. México, 1985

- MACPHERSON, B. La democracia liberal y su época, Alianza., Madrid, 1968

-  MARX, C. Crítica al programa de Gotha,Progeso, México, 1979.

- MILL, JOHN S. Sobre la libertad, Alianza, Madrid, v. ed.

  • MCINTYRE, Alasdair, Historia de la ética, 3ª reimp., Paidós, Barcelona, 1988.
  • NOZICK, R. Anarquía, estado y utopía, F. C.E. México, 1988.

SÁNCHEZ VÁZQUEZ, Adolfo (ed), El mundo de la violencia, UNAM-FCE, México, 1998.

SALAZAR MALLÉN, Rubén, Desarrollo histórico del pensamiento político,Tomo I, 3ª ed. UNAM, 1980.

-  SABINE, H. GEORGE, Historia de la teoría política, F.C.E. México, 1994.

-SARTORI, GIOVANNI, Teoría de la democracia. 2 vols. Alianza, México. 1989.

- QUINTON, A.Filosofía política, Breviarios. F.C.E. 1974.

- RAWLS, JOHN, Teoría de la justicia,F.C.E. 1974.

- SANDEL, M. Liberalism and the limits of justice. Cambridge University press. 1982.

- SMITH, ADAM.Riqueza de las naciones.Cultura, ciencia y tecnología al alcance de todos,México, 1976.

- TAYLOR, CHARLES, Sources of the self.Harvard University press. 1989.

- TOCQUEVILLE, ALEXIS, La democracia en América, 2 vols. Alianza, Madrid.

- WALTZER, M. Spheres of justice,Basic books, USA. 1983.